Estas vacaciones pon a punto tu vehículo si vas a hacer algún desplazamiento, mucho más aún si ha pasado largos periodos sin moverse en el garaje, para ello es conveniente que sigas detenidamente nuestros consejos.

Neumáticos: Elementos principales en contacto con la carretera. Es bueno revisar la presión de inflado y el estado de los mismos: la profundidad del dibujo debe ser mayor a 1,6 milímetros en todas las ruedas y no tiene que tener un desgaste excesivo.

Frenos: Deben ser revisados antes de salir de viaje, puesto que es uno de los elementos más importantes para la salud vial, la revisión debe incluir las pastillas, discos o tambores, así como el nivel del líquido de frenos. Cuando comprobamos el nivel del líquido de frenos hay que tener en cuenta el desgaste de las pastillas, por lo que si el nivel está bajo podría indicar alguna fuga en el circuito o que los frenos están gastados.

Aceite: Para comprobarlo, primero se saca la varilla y se limpia con un trapo, se vuelve a introducir y entonces se comprueba sin los restos de aceite. La marca debe quedar siempre entre el máximo y el mínimo.

Limpiaparabrisas: El estado de las escobillas de los limpiaparabrisas -delanteros y traseros- es importante. Ante grietas o pérdida de elasticidad, se deben sustituir.

Batería: Algunas no necesitan mantenimiento en lo referente a la verificación del nivel de líquido electrolito, otras se deben verificar los niveles de los vasos de la batería y añadirle agua destilada si el líquido no cubre totalmente las placas. Los bornes de contacto deben estar limpios, protegidos con grasa y bien atornillados, así como la fijación de la misma.

Amortiguadores: Comprobar si existe pérdida de aceite u otro fluido sin goteo continuo, corrosión, elasticidad.

Luces: Deben funcionar correctamente luces de cruce (altura de las mismas) y carretera, luces de posición, las luces de freno, intermitentes, marcha atrás, luces de matrícula y antiniebla delantero y trasero, este último siendo obligatorio.